ACNE


Centro de Fleboestética

ACNE


El acné es una enfermedad inflamatoria de la piel, causada por una infección bacteriana, debida a cambios de las unidades pilo sebáceas. Es común en la pubertad y está considerada como una respuesta anormal ante niveles normales de la hormona masculina testosterona. En la mayoría de las personas disminuye con el tiempo y el acné tiende a desaparecer o al menos disminuye después de la pubertad; algunos individuos continuarán sufriendo acné durante décadas.
La forma más común de acné se conoce como acné vulgar. Se presenta con secreciones excesivas de glándulas sebáceas que, combinadas con células muertas de la piel, bloquean el folículo piloso. Bajo el poro taponado se producen secreciones de grasa que proveen un entorno perfecto para la bacteria epidérmica Propionibacterium acnes, que produce una infección en el poro que secretará pus, provocando que el acné se multiplique. En respuesta, la piel se inflama produciendo la lesión visible en cara, en el tórax, la espalda, los hombros y los brazos
 
Causas
Se conocen varios factores relacionados al acné:

  • Actividad hormonal, como los ciclos menstruales en la pubertad.

  • Estrés.

  • Glándulas sebáceas hiperactivas, secundariamente a modificaciones hormonales.

  • Bacterias en los poros.

  • El uso de anabolizantes.

  • La irritación cutánea.

  • Algunos medicamentos.

Tradicionalmente, la atención se ha centrado en la sobreproducción de seborrea por influjo hormonal como el principal factor contribuyente. En la actualidad se le ha prestado más atención al estrechamiento del canal folicular como otro factor contribuyente. Se asocian varias hormonas con la sobreproducción sebácea:

  • La testosterona

  • La dihidrotestosterona (DHT)

  • El sulfato de dehidroepiandrosterona (DHEAS)

El desarrollo del acné es común en la pubertad. En adultos es más frecuente padecer rosácea, la cual puede tener aspecto similar.
El criterio entre los profesionales de la salud es que quienes padecen acné deberían observar y hacer pruebas con su dieta y evitar consumir aquellos alimentos que noten que puedan empeorar la gravedad de su acné. La relación entre la dieta y el acné es muy controvertida hasta el momento.
El continuo lavado de la piel no solamente no reduce sino que en ocasiones puede llegar a empeorar un acné preexistente, debido a la posibilidad de que el jabón contenga sustancias comedogénicas. El lavado debe ser suave, como máximo, tres veces al día, porque puede empeorar las lesiones existentes e incluso provocar nuevas lesiones.
 
Tratamientos
La combinación de tratamientos, puede reducir la extensión y gravedad del acné en muchos casos. Esos tratamientos, que son efectivos en su mayoría, tienen potencialmente efectos secundarios por lo cual requieren control y seguimiento médico.
 
Bactericidas tópicos
Se puede usar una amplia gama de productos bactericidas que contienen peróxido de benzoilo para tratar el acné. Como efecto secundario, causa sequedad, irritación local de la piel y enrojecimiento. Al peróxido de benzoilo de baja concentración (2,5%), se lo suele combinar con hidratantes no comedogénicos, para evitar el resecado de la piel.
 
Antibióticos tópicos
Se utilizan eritromicina o clindamicina entre otros, para destruir las bacterias que se hallan en los folículos bloqueados.
 
Antibióticos vía oral
Los antibióticos orales usados en el tratamiento del acné incluyen: eritromicina o uno de los antibióticos derivados de la tetraciclina. También se usan aquellos que se administran en una toma diaria, como doxiciclina, minociclina o limeciclina. De todos modos, reducir la bacteria P. acnes no conseguirá que se reduzca la secreción de grasa y el comportamiento anormal de la célula, que es la causa inicial del atascamiento de los folículos
 
Tratamientos hormonales
En las mujeres, el acné puede ser mejorado con tratamiento hormonal. Los anticonceptivos que combinan un estrógeno con un progestágeno tienen algún efecto, pero el antagonista de la testosterona,ciproterona, en combinación con otro estrógeno conocido como Diane 35, es particularmente efectivo logrando reducir los niveles hormonales de andrógenos. Se usan cuando los exámenes de laboratorio muestran altos niveles de andrógenos, pero son efectivos incluso cuando el nivel es normal.
 
Retinoides externos
Normalizan el ciclo de vida de la célula del folículo.
Los retinoides tópicos tales como la tretinoína y adapalene, así como la isotretinoína, están relacionados con la vitamina A. Influyen en la creación de la célula y en el ciclo de vida y muerte de las células que rodean al folículo, ayudando a prevenir la hiperqueratización de estas células que podrían crear un bloqueo.
 
Retinoides vía oral
Reducen la secreción de las grasas.
Esto se consigue mediante la administración por vía oral de derivados sintéticos de la vitamina A como la isotretinoína durante un periodo mínimo de 4 a 6 meses.
No se conoce el mecanismo exacto por el que actúa la isotretinoína, pero se cree que funciona primariamente reduciendo la secreción de las grasas. Tiene efecto más duradero que los antibacterianos y a menudo curará el acné por largo tiempo. El tratamiento requiere supervisión médica por un dermatólogo, porque el medicamento tiene muchos efectos secundarios conocidos, los cuales pueden ser graves. Por ejemplo hepatotoxicidad, por lo cual su administración, debe ser controlada en forma extricta.
Los triglicéridos, pueden aumentar con el tratamiento, por lo que los pacientes deben someterse a dietas bajas en grasas. También pueden causar defectos de nacimiento si las mujeres quedan embarazadas mientras lo toman o si lo toman mientras están embarazadas. Por esta razón, se les requiere a pacientes de sexo femenino el uso de métodos anticonceptivos mientras consuman el medicamento, además de firmar un certificado de cese de responsabilidades del médico en caso de que la paciente quede embarazada.
Entre los efectos secundarios más molestos de este tratamiento está la sequedad en la piel y labios con usuales estrías dolorosas, por lo que se recomienda usar cremas hidratantes para todo el cuerpo y específicas para labios y manos, que son las zonas más afectadas por la sequedad.
También produce fotosensibilidad de la piel, por lo cual no se debe tomar el sol, hasta más de dos mes después de cesar el tratamiento..
 
Fototerapia
En particular, luz azul generada por leds o láser.
Usando fototerapia dos veces por semana, se reduce el número de lesiones de acné en un 64%. Parece que este mecanismo hace que las porfirinas producidas dentro de P. acnés, generen radicales libres al irradiarse con luz azul. Estos radicales libres destruyen la bacteria. El tratamiento funciona mejor si se usa con luz visible (660nm), resultando en la reducción del 76% de las lesiones, luego de un tratamiento de tres meses de exposición diaria en el 80% de los pacientes.
 
Tratamientos IPL
La IPL se usa para provocar uno de los siguientes efectos:

  • Quemar el saco de folículo del cual el pelo crece.

  • Quemar la glándula sebácea que produce la grasa.

  • Para inducir formación de oxígeno en la bacteria, eliminándola.

Grados de acné
El acné se clasifica en distintos grados relacionados con la gravedad de las lesiones, fundamental para el tratamiento:

  • Acné leve: las lesiones principales no son inflamatorias.
    Las pápulas y las pústulas pueden aparecer, pero son pequeñas y poco numerosas.

  • Acné moderado: existe un mayor número de pápulas, pústulas y comedones entre 10 y 40. El tronco también puede estar afectado.

  • Acné moderadamente grave: existen numerosas pápulas y pústulas entre 40 y 100, normalmente con lesiones nodulares infiltrantes y profundas. Las áreas de piel afectadas se extienden además de la cara, al torso y a la espalda.

  • Acné grave: a este grupo pertenece el acné noduloquístico y el acné conglobata caracterizado por muchas lesiones nodulares grande, doloroso y lesiones pustulosas, junto con muchas pequeñas pápulas, pústulas y comedones.

Tipos de acné

  • Acné vulgar: presenta comedones, pápulas, pústulas, quistes y nódulos en cara, cuello, parte superior del tronco y hombros. Es el típico de los adolescentes, y según la intensidad de las lesiones se habla de varios tipos.

    • Acné comedón o comedoniano: sólo aparece seborrea de piel con numerosos comedones. Es la forma más leve.

    • Acné papuloso: gran cantidad de comedones, muchos de ellos inflamados. No aparecen o lo hacen en pequeño número las lesiones con pus.

    • Acné atrófico: en ocasiones un acné papuloso, sobre todo si es muy intenso, evoluciona dejando pequeñas oquedades y cicatrices en la piel.

  • Acné conglobata: comedones de gran tamaño, algunos de ellos dobles o triples, grandes abscesos con fístulas que los comunican entre sí, quistes y nódulos inflamatorios. La supuración es frecuente. En ocasiones se presenta asociado con otras enfermedades al parecer debido a un defecto del sistema inmunológico.

  • Acné premenstrual: el acné que aparece o empeora durante el período previo a la menstruación.

  • Acné neonatorum, o acné del recién nacido. Son lesiones pápulo-pustulosas que aparecen en pequeño número en la cara en las primeras 48-72 horas de vida.

  • Acné queloideo: se caracteriza porque las cicatrices residuales se engrosan formando queloides.

  • Acné iatrogénico: es el originado como consecuencia de los efectos secundarios de determinados fármacos .El ejemplo típico es el de los corticosteroides (acné esteroideo), pero puede ser producido por otros fármacos como los anabolizantes y androgénicos, Bromuros, Glucocorticoides, Yoduros, Isoniacida o Anticon-ceptivos orales.

  • Acné quístico: es la forma más grave de acné con comedones, pápulas y pústulas y, especialmente, nódulos inflamatorios, abscesos dolorosos indurados y quistes con costras ocasionales con sangre.


ACNE
Rostro
ACNE
Torax

 
ACNE

ROSACEA

Centro de Fleboestética

ACNE
Antes
ACNE
Después



La rosácea es una enfermedad que afecta en general a personas de piel blanca y con ascendencia europea. Comienza como un eritema (enrojecimiento) en la parte central de la cara o en las mejillas, nariz, o frente. Cuando la rosácea progresa, puede desarrollar un eritema semi-permanente, telangiectasias (pequeños vasos), pápulas enrojecidas y pústulas, enrojecimiento ocular, ardor y picazón, y en algunos casos avanzados, nariz roja lobulada. La rosácea afecta a ambos sexos, pero predomina casi tres veces más en las mujeres, entre los 30 y 60 años.
 
Clasificación y clínica

  • Rosácea eritemato-telangiectásica: coloración rojiza permanente (eritema) con tendencia a un enrojecimiento mayor en lugares con temperatura elevada, o ante situaciones de stress. Suelen observarse pequeños vasos visibles en la superficie de la piel (telangiectasias) y a veces sensación de quemazón, ardor y picazón.

  • Rosácea pustular: eritema permanente con pápulas enrojecidas, algunas con contenido purulento; este subtipo puede ser confundido con el acné.

  • Rosácea fimatosa: se asocia con rinofima (engrosamiento de la nariz). Cursa con engrosamiento de la piel, nódulos de superficie irregular y aumento de tamaño. También puede comprometer al mentón, frente, mejillas, párpados y orejas. Suelen asociarse vasos superficiales (telangiectasias).

  • Rosácea ocular: ojos y párpados enrojecidos, secos e irritados.

Los pacientes que sufren rosácea a menudo reportan períodos de depresión debido a la desfiguración, dolorosas sensaciones de quemazón y ardor, y disminución en la calidad de vida.
 
Causas
Aunque la causa de la rosácea se desconoce, un individuo tiene mayor probabilidad de sufrir esta patología de la piel si:

  • Es de piel clara.

  • Se sonroja con facilidad.

  • Es mujer, aunque los hombres resultan afectados con mayor intensidad.

  • Está entre los 30 y los 50 años de edad.

Otros posibles factores:

  • Factores hereditarios y ambientales.

  • Alteraciones hormonales como las del embarazo, la menstruación o la premenopausia.

  • Trastornos gastrointestinales, incluidos los asociados a una bacteria denominada Helicobacter

  • pylori

  • Migrañas

Factores desencadenantes de un brote de rosácea:

  • El calor, los baños calientes y las bebidas calientes.

  • La exposición al sol.

  • El estrés emocional (odio, ira, vergüenza, etc.).

  • Las bebidas alcohólicas.

  • El ejercicio físico.

  • Los alimentos con especias.

  • El consumo de tabaco

Síntomas

  • Enrojecimiento de la cara en forma parcial o total.

  • Tendencia a sonrojarse o ruborizarse con facilidad.

  • Aumento de la vascularidad de la cara.

  • Nariz bulbosa y enrojecida.

  • Erupciones cutáneas similares al acné.

  • Sensación quemante o de picazón en el rostro.

  • Ojos irritados, llorosos, inyectados en sangre.

Tratamiento:
La rosácea no es peligrosa desde el punto de vista médico y no es curable, pero usualmente se puede controlar con tratamiento. Esta condición puede ser persistente y continua. El objetivo del tratamiento es identificar y evitar todos los posibles desencadenantes y así reducir la reagudización de la afección.
 
Medidas preventivas:

  • Evitar la exposición al sol y utilizar protector solar todos los días en interior y exterior.

  • Evitar el esfuerzo prolongado en clima cálido.

  • Procurar reducir el estrés y probar la respiración profunda, el yoga u otras técnicas de relajación.

  • Limitar el consumo de comidas condimentadas, el alcohol y las bebidas calientes


El advenimiento del Láser y la Luz Pulsada intensa han permitido el control de esta patología sobretodo, si el paciente es ordenado y tiene continuidad con el tratamiento y el mantenimiento.

Esto le va permitir poder convivir con esta enfermedad que trae tantos inconvenientes a quienes la padecen.

Algunas respuestas

¿Puedo utilizar maquillaje?

Sí, pero elija una base de maquillaje suave, hidratante y sin grasa. Se debe limpiar primero la piel con un limpiador que no contenga jabón, grasa ni perfume, enjuáguese con agua templada y séquese sin frotar con una toalla suave. Aplíquese el medicamento tópico indicado por su médico para la rosácea y déjelo secar antes de aplicarse la crema de protección solar, la crema hidratante o el maquillaje para pieles sensibles.

¿Existe un maquillaje especial para la rosácea?

Sí, hay bases de maquillaje y correctores que cubren el enrojecimiento y los vasos dilatados. Estos productos son suaves resistentes al agua y a la transpiración.
 
Tratamientos físicos
1. MICRODERMOABRASION
2. LASER
3. LUZ PULSADA INTENSA

Tratamientos farmacológicos locales y generales:
1. Claritromicina
2. Doxiciclina
3. Minociclina
4. Tetraciclinas
5. Isotretinoína
7. Otros

ACNE
Antes
ACNE
Después

 
ACNE

 
ACNE
© 2008 - 2014 Centro de Flebología Estética Láser y Nutrición